¿El fin de YouTube?

¿Va a desaparecer la plataforma de videos? Eso asegura un video colgado en el mismo YouTube, en pleno debate sobre la reforma de los derechos de autor en la UE.

 “Por qué el año que viene ya no habrá YouTube”, reza el lúgubre título de un video que está desde hace día en los primeros puestos del ránking de visualizaciones de la plataforma. Una voz de hombre profetiza con tono de preocupación que “pronto YouTube ya no será lo que era”. A continuación, dice que los canales favoritos de los usuarios serán eliminados próximamente. Incluso los de los grandes youtubers.

En poco tiempo, el video ha logrado más de tres millones de reproducciones y ahora son muchos los que andan inquietos ante un posible fin inminente de esa plataforma. Bajo el clip aparece un hipervínculo a una petición online: “Paremos la máquina de censura, salvemos internet”. Las firmas superan ya el millón y medio.

Histeria por un video de YouTube

El video que ha provocado la histeria fue publicado por el administrador del canal “Wissenswert” (que significa “interesante” en alemán) y se refiere a las declaraciones de la jefa de YouTube, Susan Wojicicki. Esta instó en su carta trimestral a los proveedores de contenidos de video en esta plataforma de Google a pronunciarse contra el artículo 13 de la reforma sobre los derechos de autor que planea la Unión Europea. Con el lema #saveyourinternet (“salva tu internet”), pide a los usuarios que muestren en las redes sociales su descontento contra estos cambios.

Impuesto digital crea división en la UE y temores a represalias de EU

La adaptación a la era digital de esta reforma comunitaria sobre los derechos de autor está ahora a debate. Los planes de reforma fueron en un principio rechazados en julio de 2018. Tras meses de acalorados debates, el pasado mes de septiembre el Parlamento Europeo aprobó la propuesta. Según el discutido artículo 13, las plataformas online tienen que garantizar las licencias de los titulares jurídicos y responder por las infracciones de los derechos de autor por parte de los usuarios.

Para una plataforma como YouTube, esto significaría en concreto que en los casos de violaciones de los derechos de autor, el responsable no sería el usuario que sube el contenido, sino la plataforma, contra la que podría querellarse el titular de esos derechos. En la actualidad, YouTube es considerado un proveedor de servicios pasivo que únicamente hace accesible contenidos de terceros. Por tanto, por ahora no es responsable en caso de infracciones de ese tipo.

Facebook promoverá videos en su muro para competir con YouTube

Los críticos temen una censura

Los titulares de derechos de autor tienen ahora la posibilidad de identifica sus contenidos en YouTube a través del sistema “Content ID”. De esta forma, todos los videos que se suben a la plataforma son automáticamente examinados y comparados con un enorme banco de datos. Si se detecta una violación de los derechos de autor, se pueden tomar medidas contra el infractor, como el bloqueo del video en cuestión. Pero estos sistemas no son infalibles: son muchos los videos que violan estos derechos pero pasan el filtro.

Los activistas de internet y los creadores de contenido creen que la aprobación de esta legislación podría hacer todavía más difícil la subida de contenido a YouTube a través de filtros. Estos, sin embargo, no siempre son capaces de reconocer los contenidos protegidos, especialmente cuando hay excepciones.